Efecto mariposa

Medianoche, observo el hipnótico movimiento de las olas que se desvanecen en la orilla. Se suceden con una distancia de apenas metro y medio, la ondulación y su rumor son leves pero continuados.

Esa energía incesante me hace pensar en qué suerte de fenómenos se desencadenan a cientos de millas más allá para que el mar adopte aquí esta forma. Un iceberg que se desprende a la deriva en el Océano Antártico, el último tifón en las antípodas, los 45 grados al otro lado de la montaña.  A todo ello asistimos, como ocurre con este baile circular de trillones de moléculas acuáticas que llamamos olas, sin entender su verdadera causa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s