Causalidades

Alcanzo un libro de Geometría el mismo día que trato de completar un origami formado por veinte tetraedros. Me remite fugazmente a los tratados de Cristalografía que mi padre conserva de sus estudios de Geología, a su colección de minerales, con una esplendorosa pirita cúbica a la cabeza.

Hojeo, me detengo ante una mención a las pompas de jabón y a los espejos, a los ejes de simetría, a las líneas imaginarias que delimitan los cuerpos. Todo me suena a algo sobre lo que ya fijé mi atención alguna vez y que, no obstante, sigo ignorando profundamente. Durante la lectura aparecen pensamientos sobre esferas, sonidos, Platón, el curso sobre mitología y música que me aguarda sobre la mesa, las imágenes a las que acompaña la música de John Williams y sus referencias a Gustav Holst, a algo de lo que encontré en la última velada cinematográfica y con lo que acabé soñando esa misma noche. Todo perfectamente relacionado.

Sigo hojeando, y llega el esperado momento en el que el libro que leo me conduce a otro anterior, revelándoseme la existencia del Harmonices Mundi de Johannes Kepler, conocido por ser quien afirmara la naturaleza elíptica de las órbitas planetarias. Busco el facsímil de esta obra singular, donde se encuentran, en la misma proposición, poliedros, cosmos y música.

Hoy es el día de las causalidades.

Kepler Hamonices Mundi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s