Si Mendel hubiese tenido una cámara de fotos

Vuelve esa corta temporada en la que se pueden encontrar guisantes en vaina. Abrirlos escrupulosamente deslizando su tallo como si de una cremallera se tratara y descubrirlos en una disposición casi sospechosa, como a punto de iniciar una coreografía impredecible. Es un rito con el que me sigo deleitando mientras hago un esfuerzo por reservar algunos para la próxima atacada, recordando el cuento de aquella princesa insomne por culpa de un guisante bajo su indecible pila de colchones, y a Mendel, el padre de la genética, a quien estudié en la asignatura que acabé por aborrecer, a pesar de gustarme tanto los guisantes, las plantas, los misterios de la vida.

Mendel

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s